¿Disfrutas tanto del vino que estás considerando dedicarte a este mundo de forma profesional? ¿Sueñas con ser sumiller, enólogo o catador de vinos? Si bien estos perfiles profesionales pueden parecer similares, en realidad existen importantes diferencias entre ellos. A continuación, te contamos cómo trabajan estos tres expertos en vino, sus principales funciones y los conocimientos y aptitudes requeridos para cada perfil.

¿Qué es un sumiller?

El sumiller o “sommelier”, si utilizamos el vocablo original francés, está considerado un experto en el servicio del vino y todos los factores relacionados con la experiencia del cliente, indispensable en los grandes restaurantes. Entre sus principales funciones está la de recomendar los mejores vinos para cada plato, así como abrir, decantar y servir el vino siempre a la temperatura perfecta. Además de saber de vinos, el sumiller también es experto en licores, digestivos y otras bebidas espirituosas.

La principal diferencia entre un enólogo y un sumiller es que el trabajo del primero está ligado a las bodegas productoras, mientras el sumiller se centra en el cliente. La capacitación profesional requerida para ambos perfiles también es diferente, ya que ser sumiller o catador de vinos es una profesión, mientras que la enología tiene categoría de ciencia.  

¿Cuál es la diferencia entre un “sommelier” y un catador?

Mientras el trabajo del “sommelier” se centra en el servicio, el catador de vinos es el encargado de valorar sus propiedades organolépticas. Además de contar con unos sentidos agudos, el catador también debe contar con buenas dotes comunicativas para ser capaz de expresar sus sensaciones después de la cata a través de la terminología adecuada.

En cuanto a sus salidas profesionales, el catador de vinos es una figura realmente versátil, que puede trabajar en comités especializados dentro de los consejos reguladores de las diferentes denominaciones de origen, en organismos certificadores o para guías, blogs o publicaciones especializadas sobre vinos.

¿Cuál es el trabajo de un enólogo?

El enólogo es un perfil técnico altamente especializado de creación relativamente reciente, fundamental en cualquier bodega. Los enólogos trabajan como asesores técnicos para las empresas productoras, consejos reguladores o laboratorios, encargándose de la supervisión de todos los procesos relacionados con la elaboración del vino, desde la viña al punto de venta. 

Por ejemplo, el enólogo es el responsable de evaluar las condiciones climáticas y del terreno para determinar las variedades y el volumen de cultivo óptimo para obtener un vino con las características deseadas por la bodega, supervisan las técnicas de cultivo, deciden cuándo hay que vendimiar, supervisan el proceso de producción y crianza, el control de calidad y asesoran sobre las estrategias de comercialización y distribución, entre otras muchas funciones.

Formación especializada para trabajadores del vino

En cuanto a la capacitación profesional, ¿qué formación requiere cada uno de estos perfiles? Para ser enólogo es necesario cursar un grado universitario en enología, aunque en muchas ocasiones este trabajo es desempeñado por licenciados químicos, farmacéuticos o ingenieros agrónomos. Si te interesa ser sumiller, en España existen varias escuelas e institutos profesionales que ofrecen cursos especializados para estos trabajadores del vino. En cuanto a los catadores de vino, no se requiere una formación reglada, pero es altamente recomendable haber realizado algún curso específico sobre vinos.

Suscríbete a En Tu Copa

Suscríbete a En Tu Copa

Únete a nuestra comunidad y no te pierdas ninguna de nuestras novedades. En ningún caso cederemos tus datos a terceros.

¡Genial! Ya eres uno de los nuestros

Suscríbete a En Tu Copa

Únete a nuestra comunidad y no te pierdas ninguna de nuestras novedades. En ningún caso cederemos tus datos a terceros.

¡Genial! Ya eres uno de los nuestros

Pin It on Pinterest

Share This

Compartelo

Comparte esto en tus redes