Napa green, Napa valley

En 1998, el Valle de Napa de California se enfrentó a una desafortunada realidad. Según la Agencia de Protección Medioambiental (EPA), el río Napa estaba contaminado por grandes cantidades de sedimentos y pesticidas que estaban matando al salmón y a la trucha. Por ello, los Vinateros del Valle de Napa, un grupo sin ánimo de lucro de vinateros regionales, establecieron normas y directrices para proteger el ecosistema de la región y crearon un programa respetuoso con los peces para eliminar los pesticidas perjudiciales, gestionar la erosión y devolver al río su estado saludable anterior.

Pero eso no era suficiente, tenían que hacer algo más.

Al mismo tiempo, los crecientes conocimientos científicos sobre el cambio climático nos hicieron darnos cuenta de que, si no tomábamos medidas inmediatas, la industria del vino podría no ser capaz de cultivar uvas para nadie en el futuro. En lugares como el Valle de Napa, donde el 90% de los viñedos son de propiedad familiar, ésta era una posibilidad especialmente devastadora. Se iban a perder generaciones de trabajo duro y tradición. Había que hacer algo. Es posible que los viticultores del Valle de Napa no hayan podido cambiar el mundo, pero tenían el poder de cambiar sus costumbres.

El proyecto Napa Green

Durante los años siguientes, los viticultores del Valle de Napa estudiaron las mejores prácticas y crearon un programa que luego se conoció como “Napa Green“. El programa ofrece dos certificaciones: una para las bodegas que demuestren que se centran en la gestión de la erosión, reduciendo o eliminando los agentes nocivos, conservando el agua y contribuyendo a la salud de la cuenca del río Napa. La segunda es la certificación de las acciones propias de la bodega, incluyendo la prevención de residuos, la eficiencia energética y del agua, la reducción de la huella de carbono y la justicia social.

Entre estas dos certificaciones, Napa Green trabaja con bodegas y viñedos individuales para desarrollar un plan de sostenibilidad personalizado desde el suelo hasta la botella. Este programa no es de talla única. El programa no es de talla única, sino que establece objetivos ambiciosos y específicos que tienen en cuenta las acciones actuales de los participantes. Se espera que los participantes en este programa hagan un progreso constante. Para mantener la certificación, los viñedos y las bodegas deben ser reevaluados cada tres años y deben demostrar que han mejorado respecto a los indicadores anteriores.

Desde el inicio del programa en 2004, 657 bodegas y viñedos de Napa han obtenido la certificación Napa Green, lo que representa más del 80% de las bodegas de Napa. Las bodegas que han participado en el programa han comprobado que la gestión medioambiental tiene muchos beneficios. Hasta la fecha, el programa ha ahorrado más de 12.600.000 galones de agua, 4.125.000 kilovatios hora de electricidad y casi 1 millón de dólares en costes de electricidad.

Según Ana Brittain, directora ejecutiva de Napa Green, los miembros no tienen que tener ambas certificaciones para participar. Pero Emma Swain, directora general de Saint Supéry Estate Vineyards and Winery, quería ambas certificaciones por el bien del medio ambiente y la viabilidad a largo plazo de la industria del vino”. No basta con dirigir una empresa sostenible para las generaciones futuras. No basta con hacer negocios de forma sostenible para las generaciones futuras. Debemos mejorar y ampliar continuamente nuestros esfuerzos por el futuro de nuestra empresa y de nuestro planeta”. – dice.

En Saint-Supéry, la mejora del uso de la energía abarca desde pequeños cambios, como la sustitución de las bombillas por otras más eficientes, hasta otros más grandes, como el cambio a la energía solar. La empresa también desempeña un papel activo en la conservación y el reciclaje del agua.

Dan Petroski, enólogo de Larkmead Vineyards, fue uno de los primeros en adoptar Napa Green. Cree que las buenas prácticas ecológicas no sólo son importantes para nuestro planeta, sino también para la calidad del vino”. Me encantan los vinos elaborados con cepas de 40, 50 y 60 años. Los vinos elaborados con cepas de 40, 50 y 60 años tienen aromas, sabores, química y texturas complejas. Petrosky subraya que si los viticultores no cuidan la tierra, no podrán hacer que las vides duren tanto.

Los viñedos de Larkmead tienen su propio ecosistema. El agua procede de un pozo de la propiedad, y el agua utilizada para limpiar el equipo se reutiliza en los viñedos. Además, todo lo que Petroski planta en el suelo se disuelve en el agua y acaba formando parte de la vid. Reconocer esto y dar pequeños pasos adelante, como participar en Napa Green y practicar la agricultura ecológica, es el secreto de la longevidad de los viticultores, dice. Prolongar la vida de la vid no sólo devuelve la inversión del propietario de la bodega, sino que también permite a los clientes disfrutar de sus vinos favoritos durante años”. – dice.

Swain está de acuerdo con Petrosky. El cambio climático no se produjo de la noche a la mañana y no podemos revertirlo pulsando un botón”. – Dice. Así que no podemos pulsar un interruptor para invertirlo.

Según Christina King, directora de experiencia del consumidor y directora de la oficina del rancho Kenefick, otro participante de Napa Green, el rancho Kenefick cree que es importante tener la mejor tierra para seguir cultivando a largo plazo. No se trata sólo de la viña. Es importante no sólo para el viñedo, sino también para la zona circundante. No sólo es importante para el viñedo, sino también para la comunidad circundante, ya que los productos químicos utilizados en un viñedo acaban en los ríos y granjas cercanos. Cuando más bodegas adoptan prácticas sostenibles, toda la región se beneficia, afirma.

Britten dice que es importante darse cuenta de que no sólo la industria del vino debe preocuparse por el medio ambiente. Gran parte de la responsabilidad de la sostenibilidad recae en los consumidores, afirma.” Lo más importante que puede hacer la gente para ayudar al medio ambiente, dice, es utilizar su poder adquisitivo para apoyar a las empresas conscientes y responsables que participan en programas como Napa Green.

En última instancia, es importante que las bodegas y los viñedos dejen el planeta en las mejores condiciones posibles. “Si podemos hacer grandes vinos que hagan feliz a la gente y que cuiden del medio ambiente al mismo tiempo, creo que es genial”. – dice Swain.

Suscríbete a En Tu Copa

Suscríbete a En Tu Copa

Únete a nuestra comunidad y no te pierdas ninguna de nuestras novedades. En ningún caso cederemos tus datos a terceros.

¡Genial! Ya eres uno de los nuestros

Suscríbete a En Tu Copa

Únete a nuestra comunidad y no te pierdas ninguna de nuestras novedades. En ningún caso cederemos tus datos a terceros.

¡Genial! Ya eres uno de los nuestros

Pin It on Pinterest

Share This

Compartelo

Comparte esto en tus redes